Nuestros Rob Machado particulares, están cada vez más motivados con la filosofía freeskimmer, o lo que es lo mismo, la orientacón hacia la búsqueda de playas perfectas y la energía que ello transmite que a la obsesión por competir.

Lluís Mateos y Martí Avilés estuvieron este mes de roadtrip por el norte de España, en busca de aventuras, frontales asesinas y algún sider del que disfrutar.

Tras su vuelta, con varios fotones bajo el brazo, entre ambos, nos escriben una crónica genial sobre lo que fue.

Lluís- El trip empezó el 16 y acabó el 23 de agosto; tiempo en el tuvimos la suerte de visitar Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco.

Martí- Salimos de Badalona, Lluís, Tínez y yo y fuimos a buscar al Esturi y desde su casa fuimos directos a A coruña. Al llegar, fuimos a dar una vuelta y a dormir en el coche; los 4, con las talbas y en medio de la ciudad… La peña estaba flipandooooooo.

A partir de ahí fuimos a sitios mas apartados.

El primer día estuvimos una playa llamada Mar da Fora en Finisterre, donde había como 30 personas acampadas, entre hippies y peña que hacía el Camino de Santiago. Había pocas olas, pero rulaba rollo Portugal, además que la playa era hiperbonita.

L- Allí tuvimos una buena sesión, aunque solo cuadró un par de horas en todo el día. De ese día recuerdo una ola de Martí que tiró un airdrop 180, clavó el canto y se comió la arena…

Al día siguiente fuimos a Lariño, pero justamente llegamos con la marea demasiado alta, aunque se podía apreciar que con la marea buena, habría una sesionaza, así que decidimos quedarnos allí un día más para ver como estaría y efectivamente, al dia siguiente estaba espectacular.

M -Después de hablar con los de Skimgalicia y que nos ayudaran, decidimos a ir a Lariño, que marcaba tamaño y viento offshore. El primer día allí pillamos un metro de ola pero ya por la tarde, pero como dice Lluis, con viento medio feo así que, como Galicia esta desolada dormimos en la playa para estar a las 9 skimando con la marea buena y viento de p… madreeeee. Y exacto, pillamos una ola de un metro con marea baja, perfecta y cuando subió se puso enorme y accesible 100% a olas de más de metro y medio abriendo de front y rompiendo en la orilla con viento offshore y sol (eso si el agua esta fresquita, fresquita).

L- Verte deslizar hasta el infinito y llegar hasta un olón, girarlo y pegar un bote de un metro de alto hasta la arena… Era una sensación de locura, jajaja! Casi igual que ver a éste pegándose tubazos de pie.

Me acordaré siempre de esa playa, porque dormir en la playa sabiendo que hay olas perfectas y no puedes skimmar porque aún no ves nada…

M- Jejeje! Después decidimos seguir haciendo ruta y pasamos el día surfeando y haciendo skurf en Ribadeo (Asturias) y ya por la tarde en una playa que encontramos cerca de Gijón, cuyo nombre ni recuerdo.

Finalmente, después de pasar la primera noche en una cama y ducha en el albergue más perdido de Asturias, seguimos la ruta hacia Cantabria donde había visto una playa antes del trip (Google earth) que tenía pinta de hacerse sider, en un pueblo llamado Suances. Tampoco teníamos mucha esperanza de encontrarlo, además fuimos a la playa por la noche con la marea baja y estaba llena de rocas. A dormir, hasta que nos despertamos medio inundados por la marea que subió demasiado (mareas vivas). Después de tanta frustración fuimos a surfear y skurfear, mientras Lluís descansaba y esperaba, ya que estaba seguro que habría sider.

Después de comer, acabamos allí y aunque al principio no daba demasiado, al final acabamos de pillar el sider de las fotos… Lástima que la conexión a la frontal era bastante babosa.

Al día siguiente aún había previ y levantarnos a las 7, pero viento ya no era offshore y hacia un día feísimo, así que seguimos la vuelta a casa, parando en el País Vasco, donde fuimos a surfear/skufear a Zarauz + party loca con los locales que son la puta risa.

*Fotos: Tínez.